ZAS!! En toda la boca

– En toda reunión de amigos, siempre está el típico flipado que tiene que dar la nota… en este caso, tenemos a un tipo que lleva recibiendo clases de artes marciales desde hace tres días, y ya ha querido demostrar a su colegas sus avances. Pero como suele pasar, la cosa no terminó como él esperaba, aunque el que terminó perjudicado fue el tonto que se presto a ayudarle.