Y de postre, sexo con la sirvienta

– Cuando su jefe le invito a comer a su casa, el chico automaticamente se pensó lo peor, pero al llegar y ver su comportamiento, supo que aquella “reunión” sólo era una cena de trabajo… Comprendio porque a pesar de lo bien que le iba en la vida a su jefe, seguía soltero, y es que con el tipo de sirvientas que tiene en su casa, lo normal es estar soltero y entero jeje. Lo más curioso de la cena fue sin duda el postre, un rico polvazo con la sirvienta que llevaba toda la cena poniendole como una moto…