Una madurita con mucha marcha

– Esta señora lleva separada de su marido cerca de un año, y desde entonces no ha sido capaz de conocer a otro hombre, por lo que como es normal, está más salida que una esquina. La mujer no ha parado de buscar a alguien que quiera tener una relación sexual con ella y como hasta ahora no lo ha conseguido, siempre está decaida y con una gran depresión. Pero un buen día, sus hijastros dispuestos a ver a su madre feliz, se ofrecieron a tener sexo con ella para que se desahogara… y con lo desesperada que está la mujer, no pudo negarse jeje.