En mi nueva despacho

– Gracias a mi esfuerzo diario en el curro y a los favores sexuales que le he hecho al jefe, he conseguido un ascenso en mi trabajo… lo mejor de todo es que ahora tengo despacho propio y hasta una secretaria. Para celebrar este ascenso, lo primero que hice al instalarme en el despacho fue coger mi cámara de fotos, desnudarme y empezar a sacarme fotos amateur. Y es que este tipo de situaciones me dan muchísimo morbo.