Sexo duro con mi vecino en el cuarto de lavanderia

– En mi comunidad tenemos un cuarto de lavandería, algo que se agradece sobre todo para ahorrar el espacio de la lavadora en casa. El caso, es que los que usamos la lavandería sólo somos un vecino con el que tengo bastante confianza y yo. Por ello, de vez en cuando sabiendo que nunca viene nadie, nos pegamos unas folladas impresionantes que no tienen desperdicio.