Los caprichos del destino…

– Después de perder una apuesta con su amigo, al chico no le quedó otra que poner el culo y esperar recibir un balonazo… pero en ocasiones la suerte es caprichosa, y lo que pensaba que iba a terminar con un dolor en el trasero, termina de la mejor forma posible para el que perdio la apuesta.