La mejor manera de sorprender a mi compañero de piso

– Ya llevo un tiempo conviviendo con mi compañero de piso, y la verdad es que el jodio me pone como una moto cada vez que lo veo ligerito de ropa… La semana pasada, me pasó algo que jamas en mi vida pensé que me pasaria a mi… el caso, es que al llegar del trabajo, lo vi durmiendo sobre el sofá casi desnudo, y el calentón que me entró fue tan brutal, que no puede resistirme y me lancé como una posesa a su verga… Y a pesar de que al principio intento rechazarme, el caso es que terminó disfrutando casi tanto como yo jeje.