La jefa llega con ganas de un buen revolcón

– La verdad, es que es extraño el día que la jefa se pasa por su empresa, pero cuando lo hace, moviliza a todo el personal… y es que la señorita Diana Doll, es una empresaria bastante exigente, y siempre quiere tener todo bajo control e impecable… Los trabajadores la respetan tanto, que en ocasiones la jefa viene con ganas de “fiesta” y no hay operario que se niegue a disfrutar un rato de sexo con ella… y es que según cuentan, todo el mal genio que tiene la jefa cuando está trabajando lo transforma en puro morbo cuando está follando.